El Real Madrid con pie y medio en semifinales

La noche se le hizo muy larga al Borussia de Dortmund. El juego del Real Madrid no podemos decir que fue brillante, pero sí efectivo. Arriba es un rodillo que no da opciones. Los blancos se aprovecharon de un rival que dio la sensación de dar el partido por perdido antes de que el árbitro hiciera sonar el pitido inicial. Sin Subotic, Schmelzer, Gündogan, Bender, Blaszczykowski, ni Lewandowski, el Borussia no supo hacer frente al partido en ningún momento.

Los goles tempraneros de Bale e Isco encauzaron pronto los cuartos. Con la gente aún acomodándose en sus asientos, Benzema cae en la derecha, se la pasa a Carvajal que se mete en el área para dar un pase de gol a Bale. El galés toca lo justo para que el esférico termine al fondo de las mallas del meta Weidenfeller (1-0, min. 3). El primer tanto del Madrid terminó de arrancar la poca fe de los hombres de Jürgen Klopp que, en la primera parte, sólo se acercaron al área de Casillas en un par de ocasiones siempre con tiros lejanos.

El control del Real Madrid era tal que llegó el segundo gol casi sin buscarlo, por inercia. Alonso roba en la corona del área del Borussia, se la cede a Isco, titular esta noche por Di María (en medio de una gastroenteritis), y el de Benalmádena dispara sin pensárselo desde la frontal anotando el segundo para su equipo (2-0, min. 27). Dos paradones de Weidenfeller a sendas faltas de CR7 y Bale impidieron aumentar la renta. Al único al que no parecía gustarle el juego de los blancos era a Carlo Ancelotti.

El técnico italiano abroncó en varias ocasiones a los suyos, en especial a Sergio Ramos y a Xabi Alonso. Al central del Madrid le dio por rifar balones en largo a la BBC y Xabi Alonso no conseguía hacer de puente entre la defensa y el ataque. En algunos tramos de los primeros 45 minutos, hubo demasiado espacio entre las dos líneas. La charla del descanso surtirá el efecto deseado. En la segunda mitad, el Madrid juntó un poco más las líneas y el esférico circuló con un poco más de criterio, pausando el juego y elaborando la jugada con un Modric que despertó a tiempo.

De las botas del croata nació el tercero para cerrar casi la eliminatoria. Esta vez es Modric el que roba en el campo del Borussia, encuentra a la defensa del conjunto germano descolocada y regala el gol para Cristiano Ronaldo que resuelve con sangre fría con la zurda (3-0, min. 57). 14 goles lleva el portugués en su partido número 100 en la Champions League. Iguala el récord de Messi y Altafini y podría superarlo en el partido de vuelta. 

Superlativo el de Madeira. Una lástima que tuviera que retirarse lesionado. Ocurrió en el minuto 80, sin estar el balón en juego, Cristiano apareció tendido sobre el césped y pidió el cambio. Recordemos que CR7 lleva jugando varios partidos con el tendón rotuliano de su rodilla izquierda. A partir de ese minuto, el Real Madrid esperó atrás y el Borussia creó un poco de peligro, siempre bien solventado por un inmenso Pepe que no se cansó de cortar balones en defensa.

Excelente resultado para los blancos (3-0) que ponen pie y medio en las semifinales. El único equipo de cuartos con un resultado claro para el partido de vuelta. La sensación es que la eliminatoria está sentenciada, no tanto por el resultado sino por la pobre imagen que ha ofrecido el Borussia, un equipo que poco o nada se parece al del año pasado. Lewandowski ya espera en Alemania para la vuelta…

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*